jueves, 27 de marzo de 2014

Mi Casco…

El pasado sábado 22 de marzo participé en la movilización ciudadana que, contra el empobrecimiento progresivo tanto económico  como en derechos fundamentales, recorrió las principales arterias de la capital de este pobre país…Y fue allí donde recibí de parte de la familia minera “mi casco”…Cierto día, hace tiempo, se me ocurrió lanzar al viento aquel…”quiero un casco, pero usado, que haya bajado al tajo…” pensando que mis palabras se las llevaría el aire y me olvidaría de las mismas…Con las mismas alguien contestó a mi petición y “mi casco” emprendió un largo viaje para llegar a mis manos y venirse a casa…A simple vista podría parecer una frívola banalidad o el antojo esnobista de una urbanita que no ha visto un castillete ni de lejos…Pero nada más lejos de la realidad y del esnobismo. “Mi casco” viene fatigado, sudado y golpeado del trabajo de arrancar carbón en las entrañas de la tierra. Viene lleno de polvo negro, pero también viene cargado de energía… Esa que fluye en el útero de Madre Naturaleza, esa fluidez densa, caliente y fuerte que a veces se cobra su tributo arrancándole hijos a la vida…Esa energía que ahora me acompaña y que viene a sumarse a otras tantas que ya se acomodaron a vivir a mi lado para seguir creciendo como persona y como terapeuta de la armonía…Gracias…Bienvenidos a la Cuenca de Alkar...¡Alienda entá!
Este casco trabajó en Coto Minero del Cantábrico, Cerredo – Asturias. 

Por cierto, ahora quiero una lámpara antigua, vieja y gastada de tanto alumbrar la oscuridad. No importa que llegue fatigada o golpeada, aquí encontrará reposo....Graciassss...

2 comentarios:

  1. Me alegro de q te gustara...jijiji....alienda!!!!♡♥♡♡♡♡ desde LACIANA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Alienda desde las Cuencas de Alkar!!!!!

      Eliminar