miércoles, 16 de mayo de 2018

Desolación…


Desolación se escribe con una D muy grande. Esta enorme compañera te abraza y te abarca cuando, después de haberlo intentado todo con la mejor intención, ves cómo se desmorona ese todo y te cae sobre los pies. Y te quedas  mirando hacia abajo con cara de circunstancias y una  gigantesca interrogación sobre la cabeza. Y te  miras las mano y las ves cansadas de trabajar y, sin embargo, vacías. Hay que sembrar para recoger, y te dejas la piel con la azada, para que una terrible tormenta lo agoste todo y te deje en medio de la Desolación de una tierra arrasada; y además te dicen “tonto del haba”. ¿Otra vez? Lo calculé todo, lo sopesé todo, lo valoré todo. Hice mi labor y hasta me sacrifiqué; me eché a la espalda más de lo que podía cargar para no quedarme sin mecha…y me quedé a oscuras con las manos quemadas. Saqué fuerzas de donde no creí tenerlas y las encontré ahí para asistirme…esa maravillosa sensación de amparo al encontrar un segundo fondo, como en las cajas de los Magos, con M grande también…
Y fue inútil, todo se malogró. Fue peor que otras veces. Fue con un dolor más intenso. Y fue con Humillación, con H grande…muy grande. Fue con desencuentros terribles. Fue con Egoísmos terribles, con una E grandísima…
Y Desola vino a abrazarme con sus recios brazos y con tanta fruición que me está asfixiando. Sé que sobreviviré a su intensidad. Sé que mis branquias crecerán un poquito más para poder respirar mejor y seguir habitando los fondos de la vida. Lo que no te mata te hace más fuerte y te permite evolucionar. Así que lo bueno de esta historia es que debo de pertenecer  a la élite de mi especie de  tan evolucionada y crecida que estoy…Sean Felices con una F más grande que el Universo…Abrazos de Luz…

A.D.A. 1985

martes, 6 de marzo de 2018

Un tsunami inesperado, ciertamente muy deseado…

Hace tiempo que el movimiento social de estos diez últimos años pareciome que se apagó o se ralentizó o se quedó fuera de los medios…o sencillamente, una servidora se amustió un poco por todo el panorama tan desalentador (lo típico…”que se movilicen los demás que yo me he cansao”). Que si me roban, que si te roban, que si nos roban. Que me privatizan, te privatizan, nos privatizan. Que me recortan, te recortan, nos recortan. Que se ríen de una, que se ríen de ti y que se ríen de todos. Pero ¡Ay, amig@s! que esta peli no se ha terminado. Me llena de Orgullo y Satisfacción, y de muchísima Emoción ver cómo una nueva ola de indignación levanta de nuevo las calles y vuelve a motivarnos y a arrastrarnos. Nuestros Mayores, nuestros Yayoflautas, nuestros Pensionistas, luchadores impenitentes por sacar a este país del chabolismo, el analfabetismo, la miseria de tantos y tan larguísimos años tristes y grises. Esos currantes y currantas, aguerridos en tantas batallas domésticas, laborales y sindicales (de cuando el sindicalismo era de verdad)…ellos que deberían dedicarse a vivir la vida, sino loca, si muy relajada y tranquila tienen que calzarse las pancartas, la indignación y salir a pelear por lo suyo, lo tuyo y lo nuestro… 
Hace unos días me reencontré con compañeras de un hospital público donde tuve el honor de trabajar hace tiempo. Digo el honor porque, a pesar de todo, tuve la oportunidad de comprobar la maravillosa labor y empeño que pone la gente por sacar el trabajo con la mayor eficacia y dignidad posibles. Y aunque en todos lados se cuecen habas…En lo público se trabaja, doy fe por lo que he visto y por lo que yo misma tuve que currar. Te dejas la piel por dar un servicio a la ciudadanía de calidad, con todas sus carencias, defectos, retrasos, etc. Pero ahí se curra…el hospital es de todos, lo alimentamos entre todos. Pues comentando con estas compañeras salió el tema de las pensiones y quedéme muerta cuando me confesaron su preocupación por el mal fario que presenta el futuro de las pensiones…siendo personal fijo de un organismo público y con muchos años ya cotizados a las arcas estatales. Palabras textuales…se está privatizando todo poco a poco para convertir lo Público en minimonopolios privados, donde lucrarse a gusto toda la corte de paniaguados parásitos del mundo empresarial. Si esto sigue así, ni siquiera el personal fijo o funcionario tiene asegurada la jubilación digna. Los pelos como escarpias de pensar en las legiones de autónomos, eventuales, fijos discontinuos, temporales por semanas, días, horas.  Se me viene a la mente una horda de desarrapados (en la cual empiezo a incluirme) haciendo cola en la iglesia de Mensajeros de la Paz. 
Ahora mismo ver a los Mayores salir a la calle a defender lo suyo, lo mío y lo tuyo es lo único que me da un poco de fuelle y esperanza. Así pues, como mínimo espero poder salir con ellos y buscar mi hueco a su lado, como antes lo hice en otros colectivos sociales, que a la postre siguen siendo uno…el que componemos tod@s...No les dejemos solos. 
Gracias Yayos… 
Y gracias a la P.A.H. porque siguen en pie dando apoyo a las familias sin descanso.

jueves, 1 de marzo de 2018

¿No habrá nunca descanso para los buscadores de la Dignidad?

“Las Modernas de Madrid”, Las grandes intelectuales españolas…por Shirley Mangini. Página 228, María Lejárraga: “La República nació en paz, y murió a mano armada. Para traerla a la luz, España tuvo un parto sin sangre y sin dolor. Fenómeno acaso de mal agüero. Toda desviación de las leyes naturales suele pagarse cara. Para morir asesinada, derramó y vertió ríos de sangre, y suscitó quebrantos, llantos y duelo tal vez para un siglo”.

Nada más cierto que la eterna espera de tantas personas para recuperar la memoria y la dignidad de sus desaparecidos. Pareciera que se valoran en categorías según donde tuvieron la mala fortuna de caer abatidos. En este país hay desaparecidos de primera y parece ser, también de segunda.

"LOS PUEBLOS CUANDO ENTRAN EN GUERRA PIERDEN SU DIGNIDAD Y SÓLO LA RECUPERAN CUANDO DAN ENTERRAMIENTO DIGNO AL ÚLTIMO SOLDADO"…

Si esta es la idea básica, devolver la dignidad a las personas y darle sepultura en su tierra y junto a los suyos…¿porqué se perpetúa esta discriminación? ¿Porqué se perpetúan semejantes circunstancias o semejantes argumentos o semejantes comentarios barriobajeros de diputados que no merecen siquiera esta denominación? Ponerse en la piel del otro se hace imprescindible. El dolor duele igual viniendo de donde vengas.