martes, 11 de septiembre de 2018

Recomiendo…


Representación del Motín de Aranjuez…Más de 170 vecinos del Real Sitio y Villa de Aranjuez dan vida cada año a la crónica que recogen los “Episodios Nacionales” de Benito Pérez Galdós, que narra el descontento popular, las intrigas de la corte, la caída del ministro afrancesado de Carlos IV, Manuel Godoy, la abdicación del monarca y la ascensión al trono de su hijo Fernando VII. La escenificación del Motín tiene lugar en la Plaza de Parejas y el Palacio Real se convierte en el escenario del levantamiento popular. En una explanada de más de 7.000 metros cuadrados la espectacular representación de los hechos que se desarrollaron entre el 17 y el 19 de marzo de 1808 traslada a vecinos y visitantes a la España de la corte de Carlos IV. Los ciudadanos de Aranjuez representan anualmente con gran orgullo este espectáculo, dirigido por el reconocido director teatral Francisco Carrillo, que ha venido a dar nombre a las Fiestas que cada septiembre se celebran en Aranjuez.

Historia: Se caracterizó por ser una revuelta popular llevada a cabo por el pueblo y respaldada por el entonces Príncipe de Asturias, que sería el futuro rey Fernando VII. Este hecho iba en contra, principalmente, del primer ministro y mano derecha del rey Carlos IV, llamado Manuel Godoy, ya que en realidad, él era el principal causante de la política española del momento. Todo vino causado por una serie de acontecimientos relacionados con las alianzas que primero mantuvo Manuel Godoy con  Inglaterra y después con Francia, en manos de Napoleón Bonaparte. Todo esto lo venía observando Fernando VII con, aparte, celos e indignación. No veía con buenos ojos la política de Godoy y además notaba que el primer ministro controlaba a su antojo a su padre, el rey. El culmen llegó cuando, según el Tratado de Fontainebleau, en 1807, España, bajo la autorización de Godoy, permitía el acceso de las tropas de Napoleón a través del país con la excusa de invadir Portugal, aliados de Inglaterra, ya que era más sencillo así que por mar, donde las tropas portuguesas eran más fuertes. Este tratado contemplaba el reparto de Portugal entre Francia y Godoy (nombrarían a Godoy rey del Algarve). Al ir avanzando por España las tropas francesas, los españoles se dieron cuenta de las verdaderas intenciones de Napoleón: Invadir España. En 1808 la situación era insostenible y la familia real, aconsejada por Manuel Godoy se retiró a Aranjuez, ya que si ocurría lo peor, era mucho más sencillo salir desde este municipio camino a Andalucía y de allí coger un barco camino a las colonias americanas, que de Madrid capital. Básicamente lo mismo que hicieron los reyes de Portugal tiempo antes. Esto ya se rumoreaba y al pueblo de Aranjuez no le gustaban esos rumores ya que si Godoy se llevaba a los reyes de Aranjuez, de qué vivirían ellos el resto del año, ya que estas personas se mantenían prácticamente de las Jornadas Primaverales, que era la temporada que, desde tiempos de Felipe II, los reyes pasaban en Aranjuez. Esto aumentó el fervor de los partidarios de Fernando VII y decidieron asaltar el Palacio de Godoy en Aranjuez para apresarle. Acudieron de madrugada con toda clase de artilugios de los que disponían, como palos, picos, palas, etc. El palacio del primer ministro fue saqueado pero la finalidad era encontrar al susodicho, el cual se encontraba escondido. Finalmente al ser hallado, lo llevaron apaleado hasta un cuartel cercano a Palacio Real. A Carlos IV no le quedó más remedio que tomar las riendas, la primera medida fue desposeer a Godoy de sus poderes, asumiendo él mismo el control del Ejército y la Marina. Finalmente Carlos IV no tuvo más remedio que abdicar en favor de su hijo, Fernando VII, y de esta forma salvar la vida de Manuel Godoy. Días después, el 23 de Marzo de 1808, los franceses llegaban a Madrid y Murat, cuñado de Napoleón, se encargó mediante tretas de declarar nula la abdicación de Carlos IV. Este hecho sería conocido a posteriori como las Abdicaciones de Bayona, de modo que ni Carlos IV sería rey, ni Fernando VII tampoco. El período conocido después como la Guerra de la Independencia contra Francia y la regencia de José I Bonaparte, hermano del Emperador Napoleón.

domingo, 26 de agosto de 2018

Para ti que te has ido…


Inesperadamente me llegó la noticia. El estupor  me dejó fría…Quise mantenerme en mi centro para no avocarme al agujero negro precipitadamente. Demasiada información me satura, demasiados detalles me superan. Hoy todo es Luz y Felicidad, y de repente asola la Oscuridad y la Infelicidad…Y se congela el alma. Se pierde la noción del tiempo. La mirada se torna oscura y profundamente profunda, profundamente opaca. Empieza a pasar el tiempo desde que te has ido y la inquietud hace mella en mi ser…y en el de todos. Consternación colectiva. La intensidad de tu partida me pone la carne de gallina y percibo que allá donde estés te aferras a quedarte. Me envuelves con tu presencia y siento la angustia de una marcha imprevista, siento tu miedo a estar donde estás. El desasosiego me perturba y me contagias tu angustia. Tienes que soltar lastre, dar la vuelta y tomar la mano que te ofrecen para recorrer ese pequeño camino que te lleva  a la Luz. En ese lugar o plano o dimensión podrás regenerar la densa energía que generó tu traumática marcha. Serás Luz Blanca, límpida, eterna e infinita. Allí serás Paz y volverás a ser Amor. Desde allí, hijo mío, podrás consolar a tu madre que enloquece de dolor. Desde allí podrás arroparnos a todos para sobrellevar el duelo de tu ausencia y poder recordarte con alegría, con la vida que  inundaba todos los poros de tu ser. Ve tranquilo, que yo velo tu camino hasta que salgan a tu encuentro tus ángeles de Luz. No tengas miedo, estoy aquí…estamos aquí para cuidar tu recuerdo. Vuela a la Luz y espéranos sin prisa, que iremos llegando cuando cada uno vaya cerrando su ciclo. Despliega tus Alas, esperamos tu Abrazo…
“It's a long road
When you face the world alone
No one reaches out a hand
For you to hold
You can find love
If you search within yourself
And the emptiness you felt
Will disappear”

A.D.A. 2013

domingo, 22 de julio de 2018

Recomiendo…


Fugue / Trampoline… Esta breve pieza de Yoann Bourgeois (8 minutos de duración) ha recorrido el mundo presentándose en los lugares y contextos más diversos: desde el Parlamento sueco hasta la playa de Lido para inaugurar la Mostra de Venecia. Un poema de la ascensión y la caída, un reencuentro con la ligereza y la poética del abandono, donde la simplicidad y la belleza hacen olvidar el riesgo y la proeza. Bourgeois es un apasionado explorador del punto de suspensión, aquel breve instante en que el cuerpo queda suspendido en el aire, ni ascendiendo ni descendiendo. El lugar y momento elegido para mostrar esta pieza (en la que la arpista Laure Brisa interpreta en vivo Metamorphosis nº 2, de Philip Glass) no es casual: los largos atardeceres de verano con una de las mejores vistas del cielo y la ciudad como fondo.


domingo, 24 de junio de 2018

Debajo de mi cama…


Volvía una tarde a mi hogar tras una jornada laboral intensa y tremendamente agotadora…Y cuando cerré la puerta tras de mí…no escuché ese maravilloso sonido del silencio!!!!...???? Como en la lejanía escuché un ligero gorjeo, gimoteo, tenue quejido…cómo describirlo. Superado el desconcierto momentáneo, me propuse ser valiente y buscar el origen de semejante ruido intruso en mis dominios. Sigilosamente fui caminando desde la puerta y una por una recorrí todas las habitaciones con sus recovecos correspondientes, hasta que llegué a mi habitación, templo sagrado de mi cueva donde reina el descanso. Qué cosa osaba ultrajar y  perturbar ese reducto tan íntimo y personal. Pero qué descaro tan grande…Me espeluznó observar que ese infame ruidejo provenía de ¡¡debajo de mi cama!! Agarré el arma que tenía más a mano…una de mis zapatillas con suela de esparto, bien preto y trenzado…Empuñando el arma, me agaché y lentamente fui levantando la bonita colcha de ganchillo de mi abuela y encontré una enorme cosa peluda gimoteando absurdamente. Preparé la zapatilla para asestar un sólo golpe mortal y ¡¡¡ZASSSSS!!!!!! Le arreé con todas mis fuerzas. Una vez liquidado el intruso, y ya con calma me puse a la tarea de recuperar los despojos de semejante bicho y descubrí con estupor y a la vez  alegría, que se trataba de una enorme pena que pensaba crecer cerca de mi corazón…Y fue maravilloso sentir que esa pena ya no tendría la oportunidad de inyectarme el virus de la tristeza.

Moraleja: Matad a las penas rápidamente, que si no crecen y te atrapan. (Un bonito cuento con que nos amenizó Pilar después de una ruta por el embalse de Pálmaces, Guadalajara,,,un lugar precioso). En fin, sean Felices con una F más grande que el Universo…Abrazos de Luz…

A.D.A. 1996