miércoles, 15 de enero de 2014

Ya sé que no vendrás...


A.D.A.2014
Hoy viene a ser como la cuarta vez que espero
desde que sé que no vendrás más nunca
he vuelto a ser aquel caudal del aguacero
que hizo casi legal su abrazo a tu cintura
y tu apareces por mi ventana
suave y pequeña, con alas blancas
yo ni respiro para que duermas
y no te vayas.
Tu tiempo es ahora una mariposa
navecita blanca, delgada, nerviosa
Siglos atrás inundaron un segundo
debajo del cielo, encima del mundo
Así eras tú en aquella tarde, divertida
Así eras tú de furibunda compañera
Eras como esos días en que eres la vida
y todo lo que tocas se hace primavera
¡Ay mariposa!, tu eres el alma
de los guerreros que aman y cantan
y eres el nuevo ser que hoy se asoma
por mi garganta.

Silvio Rodríguez

3 comentarios:



  1. Compartir la vida nos hace más felices,
    compartir la alegría incrementa nuestra felicidad,
    compartir nuestras lagrimas libera nuestros sentimientos de un gran peso,
    compartir nuestros sueños nos brinda más posibilidades de alcanzarlos,
    compartir con los demás nos abre un mundo de posibilidades incalculables...
    Como incalculables son los aventajados latidos de las emociones,
    que diligentes parten a reunirse con las vivencias y rimas que tu intelecto
    ha expuesto para ennoblecer el espíritu de quienes las estamos leyendo.

    ¡Te deseo que disfrutes del comienzo de una maravillosa semana!

    Un abrazo besando las brisas
    Y un beso abrazando las sonrisas.

    Atte.
    María Del Carmen







    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen tú siempre vienes con bellas y evocadoras palabras que traen paz y emoción....Gracias por tu visita.....

      Eliminar


  2. Debajo del mismo cielo y el mismo sol
    transitan cada día nuestros sentimientos,
    por un puente construido con amor y ternura
    que nos une de corazón a corazón…
    Un hermoso puente llamado amistad.

    Gracias por acompañarme siempre
    con la magia y el silencio de las palabras.

    Un abrazo y feliz fin de semana
    con una sonrisa en las pupilas de la ilusión.

    Atte.
    María Del Carmen


    ResponderEliminar