jueves, 7 de junio de 2012

Milagros y Misterios.


Aunque hace un par de años que mi profesión me abandonó, de forma unilateral, guardo gratos recuerdos de algunos trabajos realizados. La restauración o recuperación de obras de arte es un trabajo especial pues te permite tener en tus manos objetos que otros han creado para deleite de todos. Para alguien de vocación creativa como yo, esto supone una increíble oportunidad de recabar información sobre materiales, técnicas artísticas, temas iconográficos, pigmentos, trazos, pulimentos…una interminable lista de temas interesantes. Pero he de aclarar algo, restaurar no significa crear. La restauración consiste en aplicar “un tratamiento médico” a un paciente que presenta mala salud. Se prioriza la prolongación de la existencia de la pieza para prolongar el disfrute de la misma in situ, en museo u otros emplazamientos, manteniendo su estructura material y su aspecto. Pero ciertamente hay ocasiones en las que se contempla la posibilidad de “reconstruir” para dar una lectura más  apropiada de la obra, bien por ser objetos de culto o bien de cara a una posible comercialización (pero siempre respetando el carácter original y  elaborando un mapa gráfico de toda la zona reconstruida). Este último caso me llevó a realizar una restauración – reconstrucción “de chinos” de dos pequeñas arquetas orientales con incrustaciones de nácar. Fue una intensa labor que dejó mis manos bastantes maltrechas pues hube de elaborar innumerables piececitas de nácar: cortarlas, pulirlas, encajarlas, entonarlas y protegerlas. Tantas fatigas tuvieron un resultado satisfactorio sobre todo teniendo en cuenta el carácter rústico de ambos muebles. Las incrustaciones tenían que parecer tan viejas y tan rústicas como las originales…Y bueno, creo que conseguí mi objetivo. Juzguen ustedes sin reparos, se admiten todas las opiniones.

3 comentarios:



  1. Cuando paso a visitarte me crezco con los textos encontrados, que son el archivo de las vivencias, poesías o momentos de un trayecto de vida, que con ayuda del recuerdo han regresado al presente recobrando protagonismo.

    Siendo hoy uno de esos momentos, que cuando me valla, me llevaré ese buen sabor en la comisura de los labios, porque has sabido aderezarlos con la textura de las palabras…

    Un feliz viernes ya casi fin de semana te deseo, algo que siempre se espera con ansiedad para dedicárselo a diferentes prioridades que se van posponiendo.

    Un beso tan profundo
    Como el sentimiento
    Del aprecio
    Que nos ha unido.
    María del Carmen



    ResponderEliminar
  2. Te quiero DIDI, sólo eso me sale decirte...

    ResponderEliminar
  3. GRACIASSSSS Guapassss yo también os quiero, me hace tanta ilusión que la gente me visite por aqui, que siento como la inspiración se me pega a la piel.....Muac

    ResponderEliminar